Skip links

Innovación (bien entendida) como motor de recuperación de la industria española

¿Quién no habla de innovación en estos tiempos? Reinvención, reforma, renovación y todos los sinónimos de innovación que se nos ocurran se convierten en trending topic en épocas de crisis.

Aplicado a todos los sectores y disciplinas, es uno de esos términos que corren el riesgo de convertirse en lugar común y perder su significado.

¿Algo de lo que todo el mundo habla pero que casi nadie practica? A veces, tenemos la sensación de que así sucede con la innovación. Se nota especialmente en sectores como el que nos ocupa en este post, la industria; para ser más precisos, la industria española.

Según reveló la Comisión Europea el pasado mes, España es uno de los países europeos que más empleo ha destruido en los más de cinco años que llevamos de crisis económica. Aunque ciertos indicadores apuntan a una ligera recuperación en los últimos meses, del informe de competitividad industrial que elabora anualmente el ejecutivo comunitario se deduce que aún queda mucho trabajo por hacer y, para ello, Bruselas recomienda al gobierno español reactivar el crédito empresarial y -¡atentos!- apostar de una vez por todas por la innovación.

«En los años anteriores a la crisis el gasto en I+D aumentó considerablemente, pero España ha fallado en la transición hacia una economía basada en el conocimiento», enfatizaban desde Bruselas… Una cruda realidad que nadie parece querer escuchar.

Como ocurre con cualquier otro sector, en la industria española la innovación no debiera entenderse únicamente como aquellas medidas encaminadas a la creación de nuevos productos y servicios, o a la inversión en nuevas tecnologías. La innovación aplicada a las empresas y organizaciones implica una estrategia integral y transversal, que afecta a todos los departamentos y, nos atrevemos a decir, a todas las acciones, desde la misión y visión corporativas, pasando por la gestión de los recursos humanos, o el diseño de un producto, hasta la ejecución del plan de marketing y comunicación.

Pero mejor que liarnos con definiciones y clasificaciones teóricas de las diferentes tipologías de innovación, ¿por qué no innovar hablando de innovación en una entrevista a dúo, o mejor dicho en este caso a tres bandas?

De un lado, Juan Prego, director de Actitud Creativa, experto en el desarrollo de habilidades de comunicación, creatividad e innovación para empresas y organizaciones y autor de los libros Piensa como un genio y “Cómo crear organizaciones aptas para genios”. De otro, Javier García-Inés Alcalde y Vicente Ruiz, fundadores de Origen Español Certificado, un proyecto que identifica y certifica a empresas cuya producción mayoritaria se basa en España; dos emprendedores que conocen de primera mano el esfuerzo que se está haciendo desde la dirección de muchas empresas españolas por innovar y ser competitivas en los mercados internacionales.

¡Empezamos!

  • Más allá de lo que digan los rankings europeos, ¿consideráis que las empresas del sector industrial español están preocupadas por innovar?¿Se creen esto de que la innovación puede ser un motor de cambio y recuperación?

Vicente y Javier de @Proyecto_OEC:

Existe un interés cada vez mayor por la innovación, aunque todavía queda mucho por hacer, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas. Hay muchas empresas muy concienciadas de la importancia que tiene la innovación para la mejora de la competitividad, y cada vez hay más. Desde OEC promovemos y ayudamos a las empresas en ese proceso y, por supuesto, trabajamos para comunicar ese esfuerzo que muchas empresas certificadas realizan.

@Juan_Prego de @Actitudcreativa:

Muchas empresas industriales están mas preocupadas por sobrevivir que por innovar. Algunas de ellas han comenzado a darse cuenta de que la innovación puede ser, no sólo el instrumento que les permita sobrevivir, sino también crecer.

Reflexiones tan simples como “no estoy vendiendo mi producto, ¿qué otras cosas puedo fabricar con estas mismas máquinas y conocimiento?” pueden abrir todo un campo nuevo de actuación, pero requieren superar ese miedo a alejarse de lo que se hizo toda la vida y decidirse a hacer cosas nuevas.

  • La empresa que innova, ¿nace o se hace? Me explico: hay marcas como Apple que se presentan en el mercado ya innovando. Aquellas que no comercializan un producto novedoso como tal, ¿qué podrían hacer para lograr una imagen de marca innovadora?

@Juan_Prego de @Actitudcreativa:

La mayoría de las empresas busca esto segundo, tener una imagen innovadora aún cuando no estén innovando. Aparte de ser un desperdicio de presupuesto, esto además es poco íntegro.

Hace un par de años leí un estudio de los eslóganes de las cien principales empresas y 44 de ellas tenían la palabra innovación en él. Desgraciadamente, cuando uno se mete en las entrañas de la organización, se da cuenta de que muchas veces sólo es un eslogan.

La empresa que innova sin duda SE HACE, pero la empresa no puede innovar si no tiene directivos que estén dispuestos a apostar por la innovación. Para resumir, no hay innovación sin innovadores.

En lugar de perseguir eslóganes, las organizaciones pueden invertir en crear un ecosistema apto para innovadores.

Vicente y Javier oec_entrevistade @Proyecto_OEC:

Todas las empresas innovan en algún momento de su vida, la inquietud por mejorar y progresar ha acompañado al ser humano durante toda su historia, por lo tanto creemos que todas las empresas se hacen y se forman desde la innovación, naturalmente, unas con más capacidad que otras para desarrollarla de manera efectiva y constante.

El error está en pensar que la innovación sólo se vende bien si el producto es una novedad. La realidad es que la innovación es mucho más; es mejorar procesos internos de producción para ser más eficientes, mejorar la calidad del producto, mejorar los tiempos de trabajo, invertir en una buena estrategia de marketing, un buen envase, una buena estrategia de logística y distribución, en la modernización de la información corporativa, la transparencia en la información de los productos, etc. Y todo ello, de una manera o de otra, lo perciben nuestros clientes.

  • Desde vuestra experiencia, ¿falta cultura de la innovación entre quienes toman las decisiones en las empresas?

Vicente y Javier de @Proyecto_OEC:

Las empresas más pequeñas, más familiares, muchas veces no le dan la importancia que se merece, ya que consideran que son inversiones que no tienen un retorno inmediato y no ven clara la necesidad. Aun así podemos afirmar que la mayoría de las empresas certificadas por OEC apuestan de manera clara por la innovación en sus procesos de producción, así como en los diseños y en el desarrollo de nuevos productos, y eso nos enorgullece, y da idea del cambio de mentalidad que está experimentando nuestra industria.

@Juan_Prego de @Actitudcreativa:

Sí. La mayoría de empresarios han sido formados en la vieja escuela: minimizar riesgos, maximizar ganancias. Con estas reglas dirigen la empresa. Se animan a innovar, siempre y cuando no cambie nada «grande» en la organización, lo que llamamos innovación incremental.

Esto se fundamenta en la máxima“nunca han despedido a nadie por seguir haciendo lo que siempre se hizo». Sin embargo, innovar requiere tomar nuevos riesgos, y si bien la crisis ha acelerado el cambio de mentalidad de los directivos de las empresas, todavía queda mucho por hacer.

  • Si os pongo en el compromiso de citar las dos empresas españolas del sector industrial más innovadoras, ¿os mojáis? ¿Por qué esas y no otras?

@Juan_Prego de @Actitudcreativa:

Una de las dificultades al medir las empresas más innovadoras es que no existen criterios de medición unificados, ni a nivel nacional ni a nivel Unión Europea. Hay diferentes baremos que se utilizan, los cuales dan una empresa u otra, según se mire.

Sí hay compañías que han comenzado un profundo proceso de re-invención con todos sus equipos, incluidos sus directivos. Esas compañías están empezando a dejar huella innovadora de su marca no sólo en el mercado nacional, sino también en el internacional.

Vicente y Javier de @Proyecto_OEC:

 Nosotros podemos hablar de las empresas con las que hemos trabajado y que ya se han certificado obteniendo el sello OEC. Son empresas que innovan y luchan cada día por ser mejores y más competitivas. Algunas de ellas son punteras en su sector y casi todas son ya capaces de exportar en un mercado, el internacional, muy competitivo y exigente. Innovando han conseguido salir al exterior y además consiguen ser referente en lo que hacen. España tiene mucho potencial que debe ser conocido y valorado.

  • ¿Cómo explicarías y convencerías a un directivo de que la innovación es algo transversal en su empresa?

@Juan_Prego de @Actitudcreativa:

imgres

Creo que la mayoría de los directivos tiene claro esto, lo que les falta es saber cómo instrumentalizar la innovación, y la disposición de tomar riesgos para alcanzar nuevos horizontes.

Muchas empresas piensan que por no tomar riesgos están más «a salvo«, sin embargo el peor de los riesgos ante una crisis es quedarse quieto a esperar que pase.

Imagina que estás en un pantano de arenas movedizas. Si no te mueves te hundirás lentamente y tal vez alguien llega a rescatarte, si te desesperas y simplemente intentas salir haciendo «fuerza» o lo que siempre haces,
te hundirás rápidamente sin haber conseguido nada.

Ahora, si dedicas un tiempo a entender que está sucediendo, a generar alguna idea atrevida, y luego a perseguir esa idea –a riesgo de hundirte más rápidamente- tal vez consigas salir.

Algunas empresas eligen quedarse quietas esperando que las rescaten. Otras se desesperan y emprenden demasiadas acciones sin una clara dirección y se hunden mas rápido.
Y sólo unas pocas son capaces de aprovechar su creatividad, pensar en nuevas ideas y superar el miedo de llevarlas a cabo. Son estas empresas las que logran salir del pantano, las que realmente innovan.

Vicente y Javier de @Proyecto_OEC:

Creemos que la innovación es sinónimo de adaptación. Si no te adaptas a los cambios, es más, si no vas por delante de ellos, dejas de ser competitivo y al final desapareces del mercado. Los clientes lo valoran, ya que innovar es sinónimo de calidad y de superación constante. Innovar es poder llegar a ser un referente en algo, es ofrecer prosperi
dad y progreso, es dar valor a nuestra empresa, es crear marca y estilo, es tener la posibilidad de inspirar, es intentar superarte y, por supuesto, aunque muchas veces no de inmediato, mejorar la cuenta de resultados.

Sólo se puede evolucionar si inviertes en evolución. Es como el que quiere que le toque la lotería pero sin jugar, es imposible si no juegas. Pues es imposible crear nuevos y buenos productos, o mejorar los existentes, o los procesos, o la simple imagen de marca, o la forma en la que los vendemos si no apostamos por la innovación y la constante mejora de todo lo dicho anteriormente.

  • ¿Alguna pregunta que queráis cruzaros, cada uno desde vuestras respectivas disciplinas?

Vicente y Javier de @Proyecto_OEC

No más preguntas Señoría, bueno sí, una: ¿estaría Juan dispuesto a tomar una café con nosotros un día de estos?

@Juan_Prego de @Actitudcreativa:

Siempre me da curiosidad hacer la pregunta del eslogan de Actitud Creativa: ¿cuántas ideas nuevas habéis tenido hoy?  Encantado de tomar ese café.

¿Quieres que Vicente, Javier y Juan se tomen ese café juntos para seguir el debate? ¿Quieres saber qué ha respondido el equipo OEC a la pregunta de Actitud Creativa? 

Comparte esta entrevista en las redes sociales y te lo contaremos todo en los perfiles de Actitud Creativa de twitter , facebook y linkedin.

Deja tu comentario