Skip links

La innovación en el sector público sí es posible

Innovación es uno de esas palabras que corren el riesgo de convertirse en lugar común y perder su significado. En los últimos años se ha recurrido a ella, quizás en demasía, como la receta mágica para salir de la crisis económica, social y de mentalidad que vivimos,
Sin embargo, resulta obvio que no existe una única forma de innovar ni una pauta universal para alcanzar la innovación en las organizaciones. Los procesos para llegar a innovar tampoco son replicables, pues los elementos clave para llevarlos a cabo – ecosistema, gente, proceso, resultados- varían dependiendo del sector de actividad y tipo de organización. Y las administraciones públicas no son la excepción.
Relacionado -justa o injustamente- con el inmovilismo, la burocracia, la estructura jerárquica, la rigidez protocolaria e incluso la inoperabilidad, el sector público parece hoy más que nunca preocupado por repensarse y ganarse la confianza de una ciudadanía más participativa, más exigente, más informada y, sobre todo, más conectada.
Si impulsar cambios dentro de las empresas implica mucho esfuerzo, imaginemos lo que debe ser intentar cambiar un proceso en una administración pública… Y sin embargo, ya se están dando pasos hacia la innovación impulsados por trabajadores públicos. La red social de la administración pública en español Novagob; es una buena prueba de ello. En menos de un año ha logrado reunir a casi 3000 personas interesadas en innovar en el sector público mediante el trabajo colaborativo de empleados públicos de toda Iberoamérica.
Apostar por el uso de la redes sociales, destinar presupuestos al desarrollo de soluciones para simplificar los trámites y fomentar la transparencia incorporando mecanismos de rendición de cuentas y herramientas pro Gobierno Abierto son algunos de los cambios que van incorporándose poco a poco a la hoja de ruta de cada vez más administraciones. Pero, ¿se puede llamar a eso innovar?
Los cimientos de cualquier transformación se construyen impulsando cambios en el ambiente o cultura de las organizaciones. En Actitud Creativa somos de la opinión de Richard Barrett, experto en valores y fundador de Barrett Values Centre: “las organizaciones no cambian, cambian las personas”.

En definitiva, cada organización necesita encontrar su propia y única forma de innovar, basándose en el conocimiento, pero adaptándolo a las particularidades de las personas que conforman sus equipos de trabajo. Estamos convencidos de que, poniendo en marcha los procesos adecuados, innovar en el sector público es posible. De los trabajadores públicos dependerá que esos procesos funcionen.

Como red de intercambio de inquietudes y experiencias entre empleados públicos y como herramienta que facilita el conocimiento colectivo que es, nos gusta Novagob. Y por eso hemos querido apoyar a este proyecto como media partners del Congreso Iberoamericano de Innovación Pública que se celebra los próximos 20 y 21 de noviembre en la Universidad de La Laguna. Allí estaremos, muy bien representados por el equipo de Novagob, poniendo nuestro grano de arena para acercar la innovación al sector público.
Para calentar motores de cara a los debates del congreso, os recomendamos la lectura de este artículo de Juan Prego recientemente publicado en Harvard Deusto Business Review: «Cómo crear una cultura de innovación que funcione».

Deja tu comentario