Skip links

Los errores más comunes en Design Thinking

La línea recta es la más corta pero también la menos imaginativa. Lo mejor que podemos hacer muchas veces es dar aquellos rodeos que nos permitirán ir más allá de lo tradicional y alcanzar proyectos reales de innovación disruptiva. La metodología Design Thinking favorece la agilidad del trabajo empresarial y se traslada a lo largo de 4 fases de creación.

Desde Actitud Creativa, junto a Creativity Certification Program hemos tenido la oportunidad de formar a muchísimos profesionales y emprendedores.

Después de esta infinidad de formaciones, nos hemos permitido destilar un conjunto de errores que se plantean comúnmente durante la aplicación del Método Lombard.

Toma nota y chequea si alguno de ellos está ocurriendo en tu organización.

Diversidad y cohesión del equipo

Por un lado, la mayoría de empresas trabajan la metodología con equipos muy similares con conocimientos semejantes. De esta manera, es interesante conseguir con la ayuda de un facilitador, un equipo diverso y cohesionado para lograr que converjan distintos conocimientos en un mismo camino.

Comenzar pensando en el mercado

Por otro lado, muchos profesionales y empresas se centran principalmente en el análisis del mercado y la investigación. Si empezamos nuestro estudio analizando el mercado, normalmente llegamos a la impresión errónea. Llegamos a considerar, que existen pocas oportunidades de mercado. Durante la innovación, es necesario desarrollar la tolerancia al error y centrarnos en las necesidades del usuario.

Pocas ideas y prototipos

Finalmente, consideramos que es importante no caer en la sobreestimación de la cantidad de ideas. Consecuentemente, trabajar la habilidad de generar muchísimas ideas es fundamental. Si por contra, trabajamos con pocas ideas el método no es efectivo, ya que no hemos desarrollado la fase de ideación inicial.

“Consigue el máximo número de ideas e innova de forma disruptiva”

Deja tu comentario